FacebookTwitterRSSVimeoFlickr

Mundo

Pedro Barreto: «La ecología de la Iglesia es la experiencia de Jesús»

  

El pasado viernes 12 de septiembre concluía en Brasilia - Brasil el encuentro Pan-Amazonía: fuente de vida en el corazón de la Iglesia, organizado por el Consejo Episcopal Latinoamericano, CELAM y la conferencia episcopal brasileña (CNBB), con el objetivo de crear una Red Eclesial Pan-Amazónica que articule una pastoral común en el cuidado de esta región del planeta esencial para la vida y hogar de numerosas poblaciones indígenas. Alfa y Omega entrevista al arzobispo de Huancayo (Perú) Pedro Barreto, SJ Presidente del departamento de Justicia y Solidaridad del CELAM y co-organizador del encuentro.

Alertaba el Papa de que, si destruimos la naturaleza, ella nos destruirá a nosotros. ¿Nueva era de la ecología católica?

La ecología nos habla de la armonía del hombre con su entorno natural, de la responsabilidad de vivir en relación amistosa con todos los que habitamos en nuestra casa común, la pacha mama. Todos somos responsables del cuidado de las personas y de la naturaleza, así que no creo que sea exacto hablar de una ecología católica.

Desde nuestra fe en Jesús, eso sí, creemos que Dios nos ha creado a su imagen y semejanza entregándonos los bienes de la creación para que los administremos en favor nuestro y de las generaciones futuras. Por eso, ante el grave deterioro de la naturaleza y de los efectos nocivos para la humanidad, la Iglesia, ha tenido que hablar con claridad y llamarnos a una respuesta responsable y solidaria.

En continuidad con sus predecesores, el Papa ha afirmado que nuestra vocación es custodiar toda la creación.

¿Cómo? ¿Qué hay que hacer?

Ser conscientes del grave problema ambiental que vivimos. Con nuestras actitudes y hechos, podemos enfrentar la grave indiferencia que vive la humanidad, como si tuviéramos otro planeta de reemplazo.

La Iglesia no tiene soluciones que ofrecer, pero sí los motivos y actitudes que se deben tener presentes para orientar las soluciones: deponer los intereses de grupo y buscar lo que conviene a todos. Y buscar un modelo alternativo de desarrollo al actual, que ha provocado un consumismo exagerado y destructivo de los recursos naturales.

¿No es demasiado tarde?

Nunca es tarde para comenzar a vivir con sobriedad. La Iglesia –hablo de todos los bautizados y bautizadas sin excepción– es la primera que debe dar el ejemplo. Usar las cosas en tanto en cuanto nos ayuden a vivir con dignidad, siendo corresponsables de la reducción de la injusticia en el mundo. Ha llegado el momento de pasar a la acción. Mire los gestos y actitudes del Papa Francisco. Se ha despojado de todo aquello que alejaba a la Iglesia de la gran mayoría de la humanidad. Francisco de Asís es el hombre de la paz, del que cuida la creación. Por eso el Papa ha expresado su deseo de una Iglesia pobre y para los pobres.

Crisis económica, crisis ecológica y crisis moral. ¿Van las tres unidas?

Sin duda hay una relación muy estrecha. En la base de esta crisis está el pecado humano. En una sociedad consumista se excluye a Dios porque es incómodo y cuestiona nuestro modo de vivir. Si acogemos a Dios y le damos un espacio en nuestras vidas comenzaremos a despojarnos de muchas cosas que considerábamos esenciales para nuestra felicidad.

Dice que no le gusta hablar de ecología católica. Pero, ¿cuál es la esencia de la ecología vista desde los ojos católicos?

La esencia de la ecología propuesta por la Iglesia en su sentido más profundo es la experiencia personal de Jesús, que nos enseña cosas muy profundas a través ejemplos sencillos. Nos hace mirar los campos, las semillas esparcidas por el sembrador, las aves de cielo, las diversas calidades de tierra, de la planta y las ramas, del árbol bueno, las aguas limpias, los ríos y los lagos. Nos hace también mirar al que sufre y necesita de nuestra ayuda y aprender del buen samaritano a servir desinteresadamente.

Rosa Cuervas

Es la hora de pasar a la acción

El Amazonas, decían los asistentes al encuentro de Brasil Pan-Amazonía, «es el bioma donde se expresa la vida en su mega diversidad como don de Dios para todos». Pero, este territorio está cada vez más devastado y amenazado, en buena medida por los grandes proyectos extractivos, los monocultivos y el cambio climático, que, explicaban en Brasilia, «ponen en riesgo el entorno natural, amenazan la dignidad y la autodeterminación de los pueblos y afectan a Cristo, encarnado en las personas que conforman los pueblos que allí habitan». «Ha llegado la hora de pasar a la acción», determinan las iglesias del Amazonas. Y se han puesto manos a la obra: con el objetivo de «concienciar sobre la importancia de la Amazonía para toda la humanidad» y de establecer «entre las iglesias locales de la cuenca amazónica, una pastoral de conjunto que privilegie a los pobres y sirva al bien común», han creado la Red Eclesial Pan-Amazónica. Ha nacido la REPAM.

Publicado en el semanario Alfa y Omega, del Arzobispado de Madrid, España.

 

 

¿Dónde estamos?

Descubra las Plataformas Regionales y Redes de Obras que dan vida a nuestra misión en el Perú.
» Ver mapa

¡Suscríbase!

Reciba nuestras "Noticias para los Amigos" ingresando su correo electrónico:

Logo