FacebookTwitterRSSVimeoFlickr

Perú

Francisco a los obispos: "Trabajen para la unidad"

El domingo 21 de enero, Francisco tuvo un diálogo con los obispos peruanos reunidos en el Palacio Arzobispal de Lima, en el que les exhortó a seguir el ejemplo de Santo Toribio, trabajar en unidad y a no ser ajenos a los desafíos de la política y la corrupción. 

El modelo de Santo Toribio

El discurso del Papa Francisco en el Palacio Arzobispal tuvo como imagen, según sus propias palabras, a “Santo Toribio (de Mogrovejo, arzobispo de Lima) el hombre que quiso cruzar a la otra orilla” y a quien también llamó “obispo callejero” porque de sus 22 años como obispo, 18 los pasó fuera de Lima recorriendo por tres veces su territorio.

Es el modelo que les propone a los obispos: “Un obispo con suelas gastadas por andar, recorrer, por salir al encuentro para anunciar el Evangelio a todos, en todos los lugares, sin asco, sin miedo.”  Pero sigue con la imagen: “Quiso llegar a la otra orilla no solo geográfica sino cultural. Fue así como promovió por muchos medios una evangelización en la lengua nativa”. “Como bien supo verlo santo Toribio, no alcanza solamente llegar a un lugar y ocupar un territorio, es necesario poder despertar procesos en las vidas de las personas para que la fe arraigue y  para llegar a ellos.

Destaca un segundo aspecto. “Quiso llegar a la otra orilla de la caridad…así nos muestra al pastor que sabe que el bien espiritual no puede nunca separarse del justo bien material y tanto más cuando se pone en riesgo la integridad y la dignidad de las personas…y de este modo logra recordar al interno de la sociedad y de sus comunidades y que la caridad siempre va a acompañada de la justicia y no hay auténtica evangelización que no anuncie y denuncie toda falta contra la vida de nuestros hermanos, especialmente los más vulnerables”.  Nuevamente Francisco insiste  en esta ineludible relación evangélica entre la caridad y la justicia, el justo bien material y la dignidad de las personas, y llama a los obispos a ejercer la profecía.

Tercer aspecto destacado por Francisco, la formación de sacerdotes. No solamente recuerda la labor impulsada por Toribio de formar a sacerdotes mestizos, de quienes estaba cercano, “Busca alcanzarlos, acompañarlos, estimularlos y amonestarlos-le recordó a sus curas que eran pastores y no comerciantes y por lo tanto habrían de cuidar y defender a los indios como a hijos”.

Y el cuarto y último aspecto que refiere es llegar a la orilla de la unidad de la iglesia. Les recordó a los obispos peruanos que “…es imposible una vida sin conflictos…Pero asumirlos en unidad, en diálogo honesto y sincero,  mirándonos a la cara y cuidándonos de caer en la tentación, o ignorar lo que pasó o quedar prisioneros y sin horizontes que ayuden a encontrar caminos de unidad y de vida.” Con este itinerario de vida de santo Toribio, el Papa Francisco ha sido muy transparente y directo en señalar las conductas que deben seguir los obispos, marcada por un sentido evangelizador que implica vocación de servicio, que te lleva lejos de casa y cerca de los pobres. Y donde el sentido de la unidad de la iglesia no se basa en la homogeneidad, sino en el diálogo para poder responder a esta tarea evangelizadora. 

La corrupción y la política también son parte de nuestra misión

Luego de su discurso, el Papa Francisco sostuvo un diálogo con los obispos en el que les habló sobre la corrupción. Señaló así que gran parte de América latina sufre la corrupción, citando  el caso de la constructora brasileña Odebrecht, en el que han estado implicados gobiernos de varios países de la región y aseguró que "es solo una parque chiquita".  En otro momento sobre lo mismo agregó: "Creo que la política está en crisis, muy en crisis en América Latina por la corrupción" y que sólo se entiende el "lenguaje de la corrupción", señaló, citando a los paraísos fiscales.

Pero hay que destacar que frente a este diagnóstico de la corrupción, el sábado 20, Francisco recordó a las autoridades que “la corrupción es evitable”. Es así como otra vez el Papa reconoce que la realidad es la que manda, pero no es la última palabra, porque desde la perspectiva del Evangelio ella también es superable, transformable, no es una fatalidad.

Refiriéndose al sistema socio económico, dijo: "Se estaba buscando un camino hacia la Patria Grande, y de golpe cruzamos hacia un capitalismo liberal inhumano que hace daño a la gente ", sentenció el Papa, quien también criticó las cárceles superpobladas, e invitó a los obispos a "no hacer politiquería porque soy amigo de alguien”.

La política del continente también atañe a los obispos sentenció el Papa. “No descuidemos eso, si caemos en manos de gente que solo entiende el lenguaje de la corrupción estamos fritos. Ahí sí. El juego político es muy difícil. A nosotros nos pone en dificultad como pastores, no es fácil evangelizar a un político”.

Estas preocupaciones expresadas durante la conversación con los obispos muestran  como Francisco enfoca claramente el papel de la iglesia, sus representantes y laicos, nada de lo que es del mundo no es ajeno, pero todo debe ser mirado y tratado desde la mirada grande del Evangelio. 

(Fuente: OSEVOZ, centro de prensa del Observatorio Socioeclesial)

 

¿Dónde estamos?

Descubra las Plataformas Regionales y Redes de Obras que dan vida a nuestra misión en el Perú.
» Ver mapa

¡Suscríbase!

Reciba nuestras "Noticias para los Amigos" ingresando su correo electrónico:

Logo